© 2019 by Hermandad Santa Mujer Verónica

  • w-googleplus
  • Twitter Clean
  • w-facebook
Sentimientos

 

NUESTRA RECOMPENSA

 

Las recompensas que nos llegan son fruto del trabajo duro y del esfuerzo de meses, días y horas incesantes de lucha y sacrificio. Interminables horas de pasión….

En esos momentos en los que lo más fácil es tirar la toalla, lo complicado es entrar al problema, arreglarlo y luchar por aquello que uno cree. Cada cual se gana el respeto demostrando quien es, demostrando lo que vale, defendiendo su verdad y su razón, defendiendo aquello que cree justo, y mostrándole a un pueblo que por muchos problemas que hallemos en el camino nunca desfallecemos, sino que nos crecemos siempre desde el respeto hacia los demás, hacía esos compañeros que trabajan junto a ti. 

Es ahí cuando llegan nuestras recompensas después de un año de duro trabajo.

Tenemos muchas… El buen ambiente que compartimos, el respeto ganado ante los demás, el que sentimos hacía el que pasó por aquí antes que nosotros… pero sabemos que nuestra mayor recompensa no es nada de eso.

La Semana Santa ya está aquí, sólo quedan días para que se empiece a ver el ajetreo de un pueblo, las túnicas lilas y demás colores, los sonidos a tambor y el olor a calvario.

Y será ahí cuando llega nuestro momento, el más esperado, Jueves Santo, cuando entre lagrimas, Ella salga envuelta en un manto de flores acompañada del Himno por primera vez.

Porque en ese momento el cielo es mucho más AZUL y nuestra alma mucho más BLANCA.

Esa es la GRAN RECOMPENSA, la mayor de todas, porque al fin y al cabo el único motivo por el que trabajamos 365 días al año es Ella, la Santa Mujer Verónica, porque el Azul de la pasión… lo llevamos en la sangre.

 

Feliz Semana Santa.

 

LA JUNTA DIRECTIVA

 

 

Celeste azul que emulas al cielo, 

blanco dulce de austera mañana,

aire pálido blande el terciopelo,

sonora horquilla susurra extraña.

 

Resplandeces, al salir del medio punto

que es el arco portal de la Asunción 

y el redoble del palillo junto

a la corneta inicia tu procesión.

 

Hondea tu cinta blanca,

un viento despierta al alma

y llevas en tu mano santa 

el rostro que trae la calma.

 

Tu enorme bondad te retrata

dulzura, tristeza y miedo

valor que hoy se rescata 

en tiempo de desasosiego.

VERÓNICA DE TOBARRA

Entre madera te observo,

azules son tus portadores

que acunan el balanceo 

y tu mirada entre flores.

 

Y pienso en soledad absoluta, 

que todo adorno es secundario

para tu belleza impoluta,

resulta ornamento innecesario.

 

Verónica, tienes de niña la mirada

y un corazón tan profundo

que la faz para ti estampada

ofreces a un pueblo fecundo.

 

¡Qué orgullosa maravilla

nos regalaste tú, escultor, 

al tallar para esta villa

la azul imagen del blanco amor!

 

ORGULLO

 

Ya tenemos encima nuestra semana GRANDE, la semana que más rápido pasa del año, en la que tanto las risas como las emociones se viven más intensamente que en cualquier otra época del año....la semana que todos esperamos durante el resto del año y a estas alturas cuando todavía ni a comenzado es cuando más la añoras....

 

No creo que se pueda describir con palabras lo que se siente....nadie que no la viva puede comprender el alcance de los momentos que se viven tanto tocando el tambor como saliendo en las hermandades de cada uno....

 

Es un momento de fiesta...pero particularmente lo que más me emociona a mi es Ella, cuando por fin la ves salir tan Guapa de la Iglesia Jueves Santo por la noche y te das cuenta de que todo el trabajo que realizas durante el año merece la pena por ver sólo esos 30 segundos de salida. Escuchar el himno mientras la llevas al hombro y pensar que no existe lugar en el mundo en el que preferirías estar en ese momento y sobre todo en los momentos en los que ya no puedes más y sólo te apetece dormir...darte cuenta de que por nada del mundo la dejarías mientras esté en la calle por mucho frío o calor que haga o por muy cansado que estés...

 

Sacar a la calle a nuestra GUAPA es el mayor Orgullo que podemos tener...al menos es mi mayor orgullo.

 

Gracias a todos los que habéis trabajado y me habéis permitido trabajar también para que cuando termine la procesión del Domingo y vuelva Ella a su Sede, todos podemos afirmar que hemos hecho un buen trabajo.

 

Me siento orgullosisima de la Semana Santa de Tobarra y sobre todo...orgullosa de poder llevar SU peso, el peso de La Santa Mujer Verónica en el hombro.

 

Ana García Alfaro